Portada ::: ::: II República

El fascismo y Valladolid, un amor no correspondido

El día 4 marzo de 1934, la derecha más violenta y salvaje eligió la ciudad de Valladolid para hacer una demostración de fuerza. Se trataba de la unificación de dos grupúsculos ultraderechistas, cuyos líderes coincidían en la utilización de la violencia para subvertir el orden establecido.

LA II REPÚBLICA EN MEDINA (1931-1936)

Seguidamente izaron las banderas en los balcones de la Casa Consistorial, y después de dirigir al público la palabra varios oradores, se dio por terminado el acto con numerosos vivas a la República,dentro del mayor orden y compostura, pero con el mayor júbilo y satisfacción.

+ Info: documento adjunto

Los antecedentes: Octubre de 1934

En octubre de 1934 se convocó una huelga revolucionaria que fue desigualmente seguida en la provincia de Valladolid. Así, en la capital se produjeron disturbios, principalmente en barrios como La Pilarica, donde los huelguistas llegaron a sabotear la vía del tren; se efectuaron muchas detenciones que afectaron a personas de todo tipo, desde cargos políticos y sindicales a obreros del extrarradio. Así lo confirma la prensa de la época, que se hace eco tanto de los movimientos de los huelguistas como de la represión posterior.

Casa del Pueblo de Valladolid

Las Casas del Pueblo eran lugares de reunión que funcionaban como locales sociales para los afiliados y simpatizantes de los diversos Sindicatos y de las Agrupaciones Socialistas. Los trabajadores se reunían en cantinas, casinos, casas particulares o corrales, dependiendo de sus posibilidades en cada localidad; pero cuando reunían fuerzas suficientes, se esforzaban en alquilar o comprar un local digno donde poder radicarse de forma estable.

Fuerzas Políticas y Sociales

Valladolid era una provincia agrícola, dedicada sobre todo al cultivo del cereal y con algo de regadío. Abundaban los jornaleros, contratados cada año por los propietarios, y los arrendadores de pequeñas propiedades, que también tenían que trabajar para otros para completar sus rentas.

En la capital, el contingente más grande de trabajadores correspondía a la Compañía de Ferrocarriles. Los ferroviarios constituían un colectivo numeroso y concienciado, organizado en un sindicato fuerte, afecto a UGT. Además, estaban los trabajadores de la construcción y los que se encuadraban en Oficios Varios.

 

LA IMAGEN

memoria libertaria


memoria libertaria