Portada ::: ::: Anarquistas en Valladolid

CARMEN BUENO URIBES.

El 18 de julio de 1936 salió a las calles madrileñas a defender sus derechos. Afiliada a la CNT, como enfermera, fue jefa de una Sala con categoría de Teniente, con 66 camas a su cargo, en el Hospital de Sangre situado en la Sala de Fiestas del Hotel Ritz.

Por Cristina Escrivá Moscardó
Lunes 13 de diciembre de 2010


Carmen Bueno nació el 11 de mayo del año 1918. Esta mujer moderna, libre interiormente, falleció en Madrid el 12 de noviembre del año 2010. Sin ella, he sentido un giro de tuerca más en la carrera de la vida.

Obtuvo la titulación de enfermera en 1935 en Valladolid. Natural de San Clemente (Cuenca), recordaba como los niños y niñas tenían que llevar a la escuela una “perra gorda”, una silla y, en invierno, un tronco de leña para el fuego. La maestra, sin más conocimientos que los adquiridos en la iglesia, les enseñaba las vocales cantando; Yo veo la a, a, a…Yo veo la e, e, e… i, i, i… además de hacerles memorizar el Padre Nuestro.

A muy temprana edad verbalizó que quería estudiar, quería emanciparse de la tutela familiar, lo que le supuso una bofetada de su madre, que pretendía hacer de ella una “señorita de bien” dedicada a sus labores. Carmen fue una mujer rebelde, una luchadora ante las injusticias y las que vio de joven las quiso trasformar, para alcanzar una igualdad sin ningún tipo de privilegios.

El 18 de julio de 1936 salió a las calles madrileñas a defender sus derechos. Afiliada a la CNT, como enfermera, fue jefa de una Sala con categoría de Teniente, con 66 camas a su cargo, en el Hospital de Sangre situado en la Sala de Fiestas del Hotel Ritz. En septiembre de 1938 se une con su compañero en el Ateneo Libertario del Centro y ambos se trasladan a Valencia. De esa época, recordaba una bulliciosa ciudad, repleta de refugiados pero, por otro lado, cosmopolita y vital. Embarazada, paseaba desde su vivienda en la Avenida 14 de Abril, número 65, cruzando por la Avenida Durruti, hasta la calle de la Paz. Asistía a las manifestaciones a favor del legítimo Gobierno y en contra de la guerra invasora; comía en el comedor popular Francisco Ascaso, se divertía en alguno de los muchos espectáculos organizados para ayudar al frente, contenta de vivir ese tiempo de ilusión por ganar la guerra, pensando en un futuro feliz para todos. Pero también sentía como los bombardeos agitaban su vientre. El 4 de enero de 1939 nació su hija, mientras Valencia ardía al incendiar los fascistas los depósitos de la Campsa.

Finalizado todo, regresó a Madrid y estuvo detenida en varias ocasiones. Visitaba a sus amigos dispersos en las 29 cárceles de Madrid y lloraba a los compañeros fusilados. En 1951 se separó, retomó su profesión y revalidó en 1953 el titulo de matrona. Años más tarde, se unió con el escritor y periodista libertario Eduardo de Guzmán.

Carmen resumía: Lo mejor de mi vida, fue la guerra.

Ver imágenes Carmen Bueno.Depuración CONFERENCIA EDUARDO DE GUZMÁN.Carmen Bueno, compañera de Eduardo de Guzmán y (...)

Documentos adjuntos