Portada ::: ::: Anarquistas en Valladolid

Jesús de Diego Delgado

Jesús perteneció a la CNT y algo más tarde a la FAI. Activista sensibilizado con los temas sociales, organizó clases de alfabetización para los jornaleros en la Casa del Pueblo de Tudela. El carácter de Jesús, hombre culto, flexible y dialogante, le abrió muchas puertas y le proporcionó muchísimas relaciones en todo tipo de organizaciones sindicales y políticas.

http://represionfranquistavalladoli...
Jueves 26 de agosto de 2010


Jesús de Diego Delgado nació en Tudela de Duero el 15 de octubre de 1900. Como muchos otros jóvenes a quienes tocó vivir la guerra de Marruecos, prefirió el exilio y se trasladó a Francia. Residió en Saint-Denis, lugar preferido por un gran núcleo de exiliados españoles. Allí conoció las corrientes ideológicas de la época y se formó políticamente.

Regresó a España en 1932, y tras una corta estancia en Madrid se instaló definitivamente en Tudela de Duero, donde comenzó a trabajar en la panadería familiar, de gran prestigio en toda la comarca. Era naturista y elaboraba pan integral, que vendía por los pueblos de la zona y también en la ciudad de Valladolid. Organizaba también excursiones campestres, baños de sol y barro, etc.

Jesús perteneció a la CNT y algo más tarde a la FAI. Activista sensibilizado con los temas sociales, organizó clases de alfabetización para los jornaleros en la Casa del Pueblo de Tudela. El carácter de Jesús, hombre culto, flexible y dialogante, le abrió muchas puertas y le proporcionó muchísimas relaciones en todo tipo de organizaciones sindicales y políticas.

Federica Montseny, la gran dirigente libertaria, visitó en tres ocasiones el pueblo de Tudela de Duero, invitada por Jesús. Se conservan testimonios gráficos de alguna de estas visitas, durante las que se realizaron paseos y excursiones por las orillas del Duero.

El 19 de agosto de 1936 Jesús fue detenido por dos derechistas de Tudela cuando se encontraba en Valladolid. Trasladado a Tudela, fue torturado hasta la muerte en los locales del ayuntamiento. Previamente le pasearon por las calles del pueblo con un letrero clavado en la espalda. Todo el pueblo, incluyendo a su madre y a su esposa, embarazada de seis meses, fue testigo de este hecho increíble, que a fecha de hoy se recuerda todavía en toda la zona con vergüenza y horror.

En la madrugada del 21 de agosto, varios vecinos de Tudela fueron testigos del traslado de Jesús desde el ayuntamiento a una camioneta. Según dicen, parecía muerto. Fue llevado hasta los pinares cercanos a Boecillo, donde una mujer le dio un tiro de gracia.

Su cadáver fue rescatado por uno de sus cuñados, y lograron enterrarle en el cementerio de Tudela, aunque no figura en ningún documento.

Años más tarde, sus hijos dignificaron la fosa, donde sus restos reposan a día de hoy.

Ver imágenes

Documentos adjuntos