Portada ::: ::: Anarquistas en Valladolid

Indalecio Cuadrado.

Tipógrafo. Director de la La Crónica de los Trabajadores de la Región Española, El Grito del Pueblo y El Cosmopolita?.

Grupo Memoria Libertaria Valladolid
Domingo 27 de junio de 2010


En el tercer Congreso de la FTRE, celebrado en Valencia - en el teatro Apolo - los días 4 al 8 de octubre de 1883 fue elegida la Comisión Federal. (Nettlau, La Première, op. cit., 462). El Congreso de Valencia decidió que cinco federados de la Federación de Valladolid constituyeran esta Comisión (la Comisión Federal es sustituida). Indalecio Cuadrado fue con toda probabilidad el secretario de la misma. Como tal fue juzgado en abril de 1886 ante el tribunal de Valladolid.

Continuó la publicación de "La Crónica", esta vez en Valladolid, nueva sede de la C.F. El 2º libro publicado por la Crónica de los Trabajadoras no tuvo tanta suerte como el primero y a pesar de contener únicamente datos estadísticos se vio perseguido por las autoridades.

La influencia de Indalecio Cuadrado en el movimiento obrero de esos años es innegable. Nettlau, op. cit., 444-445. Almuiña, op. cit. II, 328, nos dice que "su director (de El Cosmopolita) parece bastante batallador, nos consta que junto con el de La Crónica Mercantil va a ver personalmente al gobernador de la provincia, aunque se nos escapa exactamente el cometido." (Tomado de El Norte (Valladolid), n.9359, 30-VIII-1884, pag. 3, col. 2). Los motivos pudieron ser las denuncias al periódico y desde luego Cuadrado era batallador. No cabe duda.

A raíz de su detención por el artículo, "Las ocho horas", se abrió una suscripción a su favor y a la de su compañera que había tenido un aborto provocado por aquella causa. En las páginas de El Grito del Pueblo puede seguirse la masiva respuesta que dicha suscripción provocó.

A fines de la década emigro a Argentina donde murió en los años veinte. Alcanzo cierta posición en el país sudamericano. Llego a ser dueño de una cadena de imprentas. ( En José Álvarez Junco. El emperador del paralelo. Lerroux y la demagogia populista).

* Valeriano Orobón Fernández. Anarcosindicalismo y revolución en Europa. José Luis Gutiérrez Molina. * La prensa anarquista y anarcosindicalista en España desde la I Internacional hasta el final de la Guerra civil. Tesis de Doctorado. Francisco Madrid Santos

Indalecio Cuadrado Rodríguez

Valladolid, 1864 / Argentina, 1923. Masón y tipógrafo, dirigió en Valladolid La Crónica de los Trabajadores y encabezó la Comisión Federal de la FTRE en 1884, luego residió en Alcoy y fue editor de El Productor (barcelonés) y El Grito del Pueblo (1886) de San Martín de Probensals.

Asistió en 1885 al congreso comarcal catalán celebrado en Barcelona. Adquirió nombradía en la década de los ochenta con sus artículos polémicos en la prensa anarquista y sobre todo al ser juzgado y condenado a varios meses de cárcel por un texto a favor de la jornada de ocho horas aparecido en 1887 en El Grito del Pueblo.

Defendía, dentro de las discusiones de entonces, las tesis colectivistas y en repetidas ocasiones afirmó, especialmente Acracia, que los congresos sobraba en la medida en que primaba el mandato imperativo.

En El Productor sostuvo que la existencia de la FTRE perjudicaba la acción revolucionaria. Se ha dicho que sus ideas tuvieron mucho eco en las comisiones federales de la época.

En 1886 mitinea en Sabadell con Abayá, Tarrida y otros. Según algunos, a causa de lo perseguido que se sentía por el Gobierno, en 1887 emigró a América, pero su marcha a Argentina debió ser necesariamente más tardía (en 1889 se señala su presencia en una velada en defensa de los presos de Tarrasa).

De su estancia en Argentina, mal conocida, puede decirse que apenas llegado contactó con los grupos anarquistas y organizó uno propio (El Cosmopolita) al que pretendió sin éxito dotar de un periódico, que en octubre de ese año se le detuvo por su relación con el manifiesto de Barracas condenándosele a once meses de prisión (en la cárcel escribió Desde mi celda) y que al poco tiempo compró una imprenta y se alejó de los medios libertarios.

En los años noventa se le considera un apóstata que incluso persigue a los anarquistas (secretario de la Comisión de Higiene de Santa Lucía prohíbe una reunión libertaria alegando motivos sanitarios).

En 1897 figura en la dirección de la Sociedad Española de Socorros Mutuos de Barracas y en años posteriores destacó en el ámbito del periodismo como fundador de varios periódicos: El Republicano Español, El Imparcial, etc. En 1909 organizó un banquete-homenaje a Lerroux en Buenos Aires. En sus años españoles publicó textos en Acracia, El Grito del Pueblo, El Productor, etc.

• Enciclopedia histórica del anarquismo. Miguel Iñiguez.

Ver imágenes

Documentos adjuntos