Actos de homenaje y recuerdo a Melchor Rodríguez, “El ángel rojo”

Melchor Rodríguez García (Sevilla, 1893- Madrid 1972). Exnovillero, oficial chapista, afiliado a la CNT y la FAI, tuvo la más extraordinaria de las actuaciones que se pueden tener en una guerra : la de salvar vidas de sus enemigos.


Durante los próximos meses el Grupo de Trabajo “Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía” de CGT.A con la colaboración de la Asociación Andaluza Memoria Histórica y Justicia (AMHyJA) desarrollaran una serie de actividades (Manifiestos de apoyo, conferencia, etc..) para recordar y homenajear al anarquista sevillano Melchor Rodríguez García, también conocido como “el ángel rojo”. Este será el segundo intento, tras fallar hace dos años su realización en la –hoy demolida- 3ª Galería de la cárcel de Ranilla.

Melchor Rodríguez García (Sevilla, 1893- Madrid 1972). Exnovillero, oficial chapista, afiliado a la CNT y la FAI, tuvo la más extraordinaria de las actuaciones que se pueden tener en una guerra : la de salvar vidas de sus enemigos.

Encarcelado una treintena de veces con la dictadura de Primo de Rivera y la II República, la atención a los presos fue una constante de su existencia. Delegado especial de prisiones de la II República en noviembre de 1936 por el Ministro anarquista Juan García Oliver. Desde ese puesto detuvo las sacas y los fusilamientos en la retaguardia madrileña, salvando a miles de personas entre sus adversarios ideológicos.

Melchor Rodríguez fue una figura clave para devolver a la República el control del orden público y las prisiones. No solo luchó contra una multitud en la cárcel de Alcalá que pretendía tomarse por su mano la justicia tras un bombardeo de los rebeldes, sino que aseguró el orden en las cárceles y devolvió la dignidad a la justicia. Bajo su mandato mejoraron las condiciones de los 11.200 reclusos de Madrid y suprovincia, hasta el punto que los presos comenzaron a llamarle “El Ángel rojo”, calificativo que él rechazaba.

Hoy, más de 35 años después de su muerte queremos reivindicar su figura y propagar su ejemplo. La labor de Melchor, a lo largo de toda su vida, dignifica al ser humano y es –como otros muchos hombres y mujeres-un ejemplo que merece ser tenido en cuenta en este tiempo de intolerancias y sectarismos. Como él afirmó repetidas veces, “se puede morir por las ideas, nunca matar”.

Injusta o intencionadamente olvidado reivindicamos su figura y su ejemplo y para ello se ha comenzado a pedir apoyo a personas, asociaciones, entidades, organizaciones e instituciones de toda España.

Sevilla 22 Marzo 2008

Cecilio Gordillo, Coord. “RMHSA” de CGT.A

<:info_portfolio:>

Documents joints