cabecera  

- Memoria Libertaria

noticias memoria


llama
Jornadas Revolución Libertaria en Madrid

 

Día 21 : La 3ª Jornada de la Revolución Libertaria abordó “La cultura de la vida cotidiana”
El tema elegido para el tercer día de las Jornadas de Memoria Libertaria organizadas por CGT en el Ateneo de Madrid era “La cultura de la vida cotidiana”. Para abordar este tema, tres ponentes de alto nivel : Maria Losada, Félix García Moriyón y Aniceto Arias Suárez. Como es habitual, Rafael Cid presentó a los ponentes e introdujo el tema a tratar, vinculándolo con el del día anterior (“Pedagogía libertaria”). Si la pedagogía fue “la semilla que hizo posible que, dos generaciones después, gente sencilla construyera un país en la devastación, tuviera un comportamiento solidario y combatiera y derrotara al primer alzamiento”, la cultura sería “el azadón que abre el surco y da consistencia a la tierra para que la semilla crezca en condiciones apropiadas”. La cultura libertaria, según Cid, no es una cultura académica, “aunque dio lugar a personajes importantes”. Es una cultura de autorrealización, con raíces profundas en la vida cotidiana.

El primero de los ponentes, Félix García Moriyón, catedrático de filosofía, nos hizo una reflexión sobre la presencia de lo libertario en la vida cotidiana. Destacó que, pese a que al anarquismo siempre se le ha achacado una tendencia a la improvisación y a la espontaneidad, los anarquistas son capaces, cuando llega la revolución de 1936, de construir bastante bien formas de organización social de lo más solvente. En otras palabras : “cuando tuvieron la oportunidad, lo hicieron bien”. Esto probablemente sea debido, según el profesor García Moriyón, a que el anarquismo siempre tuvo una comprensión mucho más profunda de lo que supone “hacer la revolución” que el resto de los movimientos. Y es que el anarquismo, desde el principio, contempla una idea global de la revolución. La revolución no es la mera conquista del poder o dedicarse a cortar cabezas, sino cambiarlo todo. Recordando la famosa frase de Emma Goldman (“si no se puede bailar, no es mi revolución”), se trata de crear un mundo nuevo en el que tampoco puede quedar fuera lo lúdico, “en el que bailar enriquezca al ser humano”. Esta visión global permitió que el anarquismo tuviera la capacidad de “entrar en la cabeza de la gente” y que cuando llegue la revolución, esa gente ya sepa lo que tiene que hacer. Porque, como decía Durruti, “llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones”, y cuando uno lleva un mundo nuevo en el corazón, eso marca la forma de actuar. La revolución no parte de una jerarquía que transmite órdenes, sino de una cultura que ya está en la mente del pueblo. “Hubo colectividades porque hubo una cultura libertaria”.

Así pues, “hacer algo” en el movimiento libertario implica afectar a todos los aspectos de la vida. El profesor García Moriyón recordó que el eje del anarquismo es la lucha contra la opresión (y no sólo contra la explotación). Es, pues, una lucha por el poder (para luego diluirlo), y el poder lo empapa todo. Por lo tanto, para hacer una sociedad nueva hay que cambiarlo todo. “No sólo quiero cambiar las estructuras sociales : quiero cambiar yo también”. García Moriyón incidió en la idea de que no nos va a llegar la libertad porque alguien haga la revolución por nosotros. La libertad otorgada no es libertad. La revolución la tenemos que hacer nosotros y, además, hay que hacerla hoy : no podemos dejarla para mañana.

El siguiente ponente fue Aniceto Arias, de Radio Klara, que nos contó en los veinte minutos de su exposición la historia de esta radio, definida como “Radio Libre”, y su situación actual.

En el verano del 81, un grupo de personas del movimiento libertario crean una asociación cultural con el afán de dar salida a experiencias de comunicación alternativa. Editaron una revista ecologista (“Mala Hierba”) y, posteriormente, deciden crear una radio libre, lo que se materializa tras un año de reflexión y análisis. Compran un equipo muy modesto y, antes de comenzar sus emisiones, hacen una maqueta sobre el accidente de la central nuclear de Almaraz, que pasan al programa de Radio 3 “La Barraca”. Serían las primeras informaciones que saldrían a la luz sobre este accidente.

El objetivo de Radio Klara era crear una emisora de radio que diera cabida a las ideas libertarias en las ondas, pero no de un modo sectario, sino de forma abierta. No se pretendía tampoco hacer una radio para adoctrinar. La intención era dar un espacio a toda persona que tuviera algo que decir. Los primeros dos años de emisión, ésta se realiza desde 12 lugares distintos. Hubo cierre en tres ocasiones, en alguna de ellas con incautación de los equipos. Hoy en día, con 25 años de historia y con licencia de emisión, Radio Klara tiene una programación de 24 horas.

Radio Klara se define como “Radio Libre” porque es de carácter no profesional, su funcionamiento es autogestionario, tiene autonomía respecto a cualquier tipo de poder y es una radio participativa. Esta emisora se ha convertido en un referente para otras experiencias de radiodifusión alternativa de todo el estado.

La última de las ponentes de esta jornada fue María Losada, historiadora e investigadora de la Universidad del País Vasco. Su ponencia versó acerca de la cultura libertaria durante la II República, profundizando en la militancia en la CNT y las diversas facetas que tiene esta militancia, que da lugar a lo que María nos definió como “cultura de la rebeldía”. Ante todo, dejó claro que la cultura no son sólo los libros y los intelectuales y que evoluciona en colectividad. Durante la época de la República, se da en el movimiento libertario una búsqueda de un nuevo arte propio, antifascista e internacionalista, pero que a la vez sea admirado por el resto de las personas. También hay una clara intención de “educar a las masas”. Esto se va a intentar, principalmente, a través del teatro. La compañera Losada también insistió en que la idea base de la cultura en el movimiento libertario es el progreso. La sublevación de 1936 dará una oportunidad a estos militantes para que se difundan y generalicen los valores anarquistas. En esta tarea van a destacar las Juventudes Libertarias, con su trabajo en ateneos, giras de conferencias, difusión de libros y el lanzamiento de un proceso de alfabetización. La incorporación de la mujer al mundo del trabajo también influirá en la difusión de estos valores a toda la población. Para terminar, María enumeró diversas manifestaciones culturales del movimiento libertario muy comunes en esta época, como serían las conferencias en ateneos y locales de la CNT, tanto de carácter científico (incluyendo aquí también las ciencias sociales) como puramente propagandísticas ; las “veladas” culturales, con el teatro como pieza fundamental ; las giras campestres, etc.

Tras las ponencias tuvo lugar, como viene siendo habitual en estas Jornadas, un interesantísimo debate, que únicamente terminó por exigencias de tiempo, ya que el tema tratado habría dado para hablar durante horas.


Habla María Losada


Habla Félix García Moriyón


Anicteo Arias Suárez


Imágenes : David Fernández


Textos : Roberto Blanco


PDF - 1.3 Mo

Descarga del facsimil de la portada y contraportada de Solidaridad Obrera del 21 de septiembre de 1936

Portfolio






pie