El pacto PSOE - IU es un fraude que implica legalizar la dictadura franquista

Para CGT, la justicia, la verdad y el derecho a la memoria histórica colectiva son innegociables

PSOE e IU, el día 19 de abril de 2007, han hecho público el pacto alcanzado para desbloquear la tramitación parlamentaria de la popularmente llamada Ley de Memoria Histórica y, con ello, cumplir con el compromiso de aprobar esta ley antes de que acabe la presente legislatura.


Según el texto de dicho pacto, la futura ley de Memoria Histórica

- Reconocerá y declarará el carácter radicalmente injusto de todas las condenas, sanciones y violencia producida por razones políticas o ideológicas durante la Guerra Civil y la Dictadura.

- Declarará la ilegitimidad de los tribunales y sus resoluciones, constituidos durante la Guerra Civil para imponer condenas y sanciones por motivos políticos o ideológicos.

- Reconocerá el derecho de las víctimas del franquismo a una Declaración de reparación y reconocimiento personal con independencia de las acciones que dichas víctimas pudieran hacer ante los tribunales de Justicia.

- La Declaración podrá solicitarse ante el Ministerio de Justicia y no supondrá responsabilidad patrimonial para el Estado ni indemnización económica o profesional.

Para CGT, en caso de que lleguen a confirmarse definitivamente en el texto de la ley, los contenidos de este pacto son absolutamente insuficientes y calculadamente ambiguos, representando un nuevo fiasco para la justicia, un fraude para las víctimas, para el restablecimiento de la verdad, para el derecho a la recuperación de la memoria histórica social y colectiva, un nuevo jarro de agua fría para las miles y miles de personas que lucharon y siguen luchando por la rehabilitación moral y jurídica de las víctimas de la represión franquista y sus ideas.

Este acuerdo alcanzado entre PSOE e IU debería haber incluido la obligación ética y política que la actual Democracia instaurada por la “Transición” y la Constitución del 78 no ha cumplido y todavía seguirán sin cumplir : condenar explícitamente el golpe militar de 1936 y los cuarenta años de dictadura franquista, negar todo valor a ese régimen y anular sus sentencias.

Tras muchas luchas, muchas campañas, muchas movilizaciones, sigue pendiente la deuda que tiene la Democracia con los que lucharon por las libertades democráticas que hoy son constitucionales.

Si este pacto se plasma así en la ley, no se eximiría a la Democracia de la vergüenza y el deshonor de seguir validando jurídicamente a los tribunales represivos de la dictadura y sus sentencias. Este pacto y los partidos que lo firman permitirían seguir aceptando que el Tribunal Supremo (Sala de lo Militar) y el Tribunal Constitucional pronuncien autos y sentencias reconociendo legalidad a la jurisprudencia represiva franquista.

Desde CGT nos ratificamos en la misma valoración y en los mismos términos en que nos pronunciamos ante el proyecto de ley aprobado el pasado diciembre de 2006, ya que, esta futura ley seguirá sin anular las sentencias dictadas por sus tribunales represivos, seguirá sin devolver la dignidad a las personas que defendieron con su vida la legalidad vigente, sin valorar las ideas de justicia social, sin devolver el patrimonio usurpado…

PSOE e IU deben reconocer que con esta timorata reforma de la ley, la democracia actual sigue sin romper amarras con el régimen franquista y sigue sin saldar la deuda con todos los que lucharon y dieron su vida por una sociedad en libertad

Antes con el PSOE y ahora con el apoyo y complicidad de IU, los luchadores por la libertad y la justicia social van a volver a sentirse solos, olvidados, frustrados e impotentes ante la frialdad de los poderes públicos. Esta futura ley vuelve a negar la memoria colectiva, vuelve a asignar a cada víctima la condición de mendigo ante las puertas del Estado para que pida individualmente la reparación de su dignidad.

CGT seguirá luchando hasta la condena definitiva de un régimen que tuvo como objetivo el genocidio de las personas por sus ideas y seguirá exigiendo la anulación de todas sus sentencias y condenas, además de que sean reparados todos los daños éticos, patrimoniales y económicos cometidos contra los republicanos y anarcosindicalistas que lucharon por defender sus valores e ideas frente al alzamiento militar.

Para ello, y conscientes de que desde la sociedad civil, fueron necesarios muchos esfuerzos y perseverancia para romper la amnesia histórica impuesta por los responsables políticos de la “transición”, desde CGT seguiremos trabajando por la Movilización Social y Ciudadana ante este nuevo fraude.

<:info_portfolio:>

Documents joints